Superar las oposiciones a cuerpos de seguridad del Estado supone obtener una plaza fija de empleo público, con todas las ventajas que eso conlleva: estabilidad económica y laboral de por vida, cotización a la Seguridad Social y una jubilación atractiva, garantía salarial, todos los derechos laborales, etcétera. Razones más que suficientes para apostar por ello y prepararse con el fin de afrontar las pruebas en las mejores condiciones.

Por otra parte, ingresar en uno de los cuerpos de seguridad del Estado significa ofrecer un servicio a la ciudadanía y velar por su tranquilidad. Sin duda es un trabajo muy gratificante y reconocido por la sociedad, en el que cada miembro ejerce una tarea muy útil y necesaria. Desempeñar un puesto de servicio en la función pública entraña una responsabilidad, lo que significa que pertenecer a uno de estos cuerpos es todo un orgullo y permite sentirse válido.

¿Qué significa opositar a un cuerpo de seguridad del Estado?

Tomar la decisión de opositar a un cuerpo de seguridad del Estado implica una serie de sacrificios que conviene sopesar. Es recomendable analizar las motivaciones de cada uno antes de lanzarse a dedicar la mayor parte del tiempo a estudiar para el examen. En estos casos se trata de profesiones vocacionales en las cuales no tiene cabida la monotonía, por lo que tomar la decisión implica estar dispuesto, en ocasiones, a asumir riesgos para salvaguardar la seguridad e integridad de otras personas.

Asimismo, la estabilidad laboral y económica es una garantía, si bien es importante ser consciente de que un funcionario nunca se hará rico y que las posibilidades de promoción, en algunos casos, son limitadas. Por eso hay que tener muy claro que el trabajo cumplirá por completo con las expectativas personales. En este sentido, antes de dedicar tiempo y energía a la preparación sería interesante recopilar toda la información posible referente a las particularidades de estos oficios.

Por otra parte, tampoco hay que pasar por alto que pertenecer a la Policía Nacional o a la Guardia Civil ofrece otras ventajas sociales nada despreciables. Así, por ejemplo, existen convenios con las empresas de transporte público por los cuales estos profesionales pueden viajar de forma gratuita o beneficiándose de generosos descuentos. Algunas entidades bancarias también ofertan préstamos especiales y en determinados concesionarios es posible aprovechar suculentos descuentos en la compra de vehículos.

Oposiciones a Cuerpos de Seguridad del Estado

¿Cómo preparar las oposiciones a Policía Nacional?

Motivación, constancia e implicación son algunos aspectos fundamentales que no deben faltar en quien se decida a preparar las oposiciones a la Policía Nacional o a cualquier otro cuerpo del Estado. El tiempo de dedicación puede variar mucho de una persona a otra y hay que ser consciente de que se trata de una carrera de fondo. La media para aprobar y conseguir una plaza suele estar en torno a los dos años, aunque hay quienes entran a la primera y quienes acaban empleando más tiempo para sacar las oposiciones a la Policía Nacional.

Pensar en positivo; ser disciplinado; disponer de una metodología de trabajo eficiente; tener acceso a información veraz y material de primera calidad; desarrollar y cumplir una buena planificación; conocer los escenarios a los que habrá que enfrentarse; contar con buenos preparadores; implicarse en la preparación; rodearse de un buen ambiente de estudio y entrenamiento y recurrir a una buena academia de oposiciones online, como Opolex, son recomendaciones que hay que seguir para alcanzar el éxito a la hora de afrontar unas oposiciones a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

¿Cuáles son los requisitos de acceso?

Para opositar a Policía Nacional, a la escala básica que es para lo que preparamos en Opolex, hay que cumplir con una serie de requisitos:

  • Tener la mayoría de edad (18 años) y no haber superado el límite para la jubilación forzosa.
  • Ser español.
  • Estar en posesión del título de Bachillerato o equivalente.
  • Contar con el carné de conducir tipo B.
  • Alcanzar una estatura mínima de 165 centímetros, en el caso de los hombres, y de 160 centímetros en el de las mujeres.
  • Aceptar el compromiso de portar armas y, en determinadas circunstancias, llegar a utilizarlas.
  • No estar afectado por ninguna enfermedad ni limitación física o psíquica que impida el correcto desempeño de las correspondientes funciones asociadas al puesto que se obtiene con oposiciones Policía Nacional.

Claves para preparar las oposiciones a Guardia Civil

Las claves para preparar las oposiciones a Guardia Civil no distan mucho de las necesarias para afrontar el reto de entrar a formar parte de la Policía Nacional, al menos en lo que a predisposición se refiere. Es importante no dejarse abrumar por los números, ya que en cualquier proceso de selección para un puesto de la función pública siempre tomarán parte una elevada cantidad de aspirantes.

La confianza en uno mismo, la determinación y la perseverancia deben ser innegociables. La organización es fundamental para el máximo aprovechamiento del tiempo de estudio. El control de las emociones, sobre todo en las fechas previas a la del examen, también será imprescindible para afrontar la prueba con garantías y poder plasmar todo el conocimiento adquirido sin que los nervios traicionen y jueguen una mala pasada a la hora de obtener una buena posiciones en las oposiciones a Guardia Civil.

Requisitos de acceso obligatorios

Para presentarse a las oposiciones a Guardia Civil hay que cumplir también con una serie de requisitos obligatorios, que son más exigentes que los necesarios para acceder a la Policía Nacional:

  • Tener cumplidos los 18 años y no haber superado los 40 en el año del examen.
  • Ser español.
  • Carecer de antecedentes penales.
  • No estar privado de los derechos civiles.
  • No estar inmerso en algún procedimiento judicial por delito doloso, ya sea en calidad de investigado, procesado o acusado.
  • No haber sido separado ni inhabilitado de cualquiera de las Administraciones públicas mediante expediente disciplinario.
  • Contar con las aptitudes psicofísicas necesarias.
  • Aceptar el compromiso de portar armas y, en determinadas circunstancias, llegar a utilizarlas.
  • Estar en posesión del permiso de conducción tipo B.
  • No tener tatuajes cuya imagen o expresión vayan en contra de los valores constitucionales, autoridades o virtudes militares. Tampoco están permitidos aquellos que puedan ser visibles vistiendo los distintos uniformes, ni tampoco las argollas, espigas, automutilaciones o inserciones de cualquier tipo.
  • No haber causado baja en un centro docente de la Carrera Militar o para la incorporación a la Escala de Cabos y Guardias de la Guardia Civil por motivos legalmente establecidos.
  • No haberse resuelto su compromiso como militar de tropa y marinería por distintos motivos, como un expediente de insuficiencia de facultades profesionales, o una sanción disciplinaria extraordinaria o de resolución de compromiso.

Además de todos los enumerados, en lo que a formación se refiere es obligatorio cumplir con alguno de los siguientes requisitos, exigidos por el sistema educativo español para acceder a los ciclos de Formación Profesional del grado medio:

  • Tener el título de la ESO o superior.
  • Haber superado los módulos obligatorios de un programa de cualificación profesional inicial.
  • Superar el curso de formación específico para el acceso a ciclos de grado medio.
  • Haber superado la prueba de acceso a ciclos formativos de grado medio o de grado superior, o la prueba de acceso a la universidad para mayores de 25 años.
  • Contar con alguna de las titulaciones contempladas en el artículo 18 del Real Decreto 1147/2011.

¿Por qué preparar online unas oposiciones a Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado?

En el momento de iniciarse en la preparación de unas oposiciones a cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado surge siempre la misma disyuntiva. ¿Elegir la modalidad presencial u online? En ambos casos lo primordial es contar con buenos preparadores y la predisposición suficiente para afrontar el reto sin decaer en el intento. No obstante, decantarse por hacerlo mediante una academia por Internet arroja una serie de ventajas.

La formación a distancia puede ser ideal para quien ya tenga ciertas nociones en relación con la materia de la oposición. Permite aprovechar más el tiempo de estudio, ya que no se desaprovechan esfuerzos en ir a las clases y acoplarse al ritmo de los compañeros de academia. Además, existe la opción de contar con un preparador que resuelva toda clase de dudas en el momento en que aparezcan.

Una academia online, siempre que sea de prestigio como es el caso de Opolex, permitirá una mayor flexibilidad en la preparación y garantizará un seguimiento personalizado del alumno. Eso hará posible planificar mejor el tiempo de estudio, ya que será más sencillo ir directamente a lo verdaderamente importante. Gracias a estos profesionales, el alumno tendrá claro desde el primer momento qué método deberá seguir y cuáles son las particularidades de las pruebas a las que deberá hacer frente.

En conclusión, apostar por unas oposiciones a cuerpos de seguridad puede convertirse en una oportunidad de abrir una puerta a la tranquilidad de por vida. Entrar a formar parte de estas fuerzas del orden significará prestar un servicio muy necesario a la sociedad, por lo que la vocación ha de estar muy presente en cualquier aspirante. Preparar las pruebas llevará a hacer frente a una carrera de fondo llena de obstáculos. Por eso, contar con la ayuda de buenos preparadores como los de Opolex será fundamental para alcanzar el éxito.

PRUEBA GRATUITAMENTE LA PLATAFORMA DURANTE 7 DÍAS

SIN TARJETAS, SIN COMPROMISO. 

¡Prueba ahora!

En nuestra Academia de Auxilio Judicial de Madrid te preparamos 100% online

El temario, los recursos, tests, tutores y todos los demás elementos que ponemos a tu disposición, te servirán para superar con éxito los dos ejercicios de la oposición. Nuestros alumnos nos consideran la mejor academia online de Auxilio Judicial por contar con ventajas y beneficios como los siguientes: